Saltar al contenido

La Granada una fruta ideal para salud humana

Zumo de Granada y Extracto de Granada: Productos ideales para la salud humana 

previous arrow
next arrow
Slider

PUBLICADO EN LA REVISTA CIENTIFICA International Journal of Nutrition, Pharmacology, Neurological Diseases
19 Octubre de 2015
Titulo: Pomegranate: An ideal fruit for human health

INFORME REALIZADO POR:

1 Departamento de anestesiología, cuidados intensivos y analgésicos, Escuela Médica de Harvard, Hospitales infantiles Schriners®, Hospital General de Massachusetts, Boston, Massachusetts, EE. UU.

2 Sección de farmacología y toxicología molecular, Laboratorio de bioquímica de membranas y biofísica, Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo, Institutos nacionales de salud, Rockville, Maryland, EE. UU.

3 Departamento de bromatología y nutrición, Facultad de agricultura y ciencias marinas, Universidad Sultán Qaboos; Grupo de investigación de envejecimiento y demencia, Universidad Sultán Qaboos, Omán

Las enfermedades neurodegenerativas, inducidas por un estrés nitro-oxidativo elevado y por citoquinas inflamatorias, se encuentran entre uno de los mayores retos de la medicina, incluso en países poco desarrollados. El comienzo imprevisible de la neurodegeneración puede conducir a enfermedades devastadoras como la enfermedad de Alzheimer (EA), la enfermedad de Parkinson (EP), la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y otros tipos de demencia.

Numerosas investigaciones han demostrado que las citoquinas inflamatorias y la disfunción mitocondrial pueden originar neurodegeneración y conducir a una acumulación de péptidos Aβ, en el caso de la enfermedad de Alzheimer, o a una pérdida progresiva de neuronas dopaminérgicas debido a una mutación del gen de la α-sinucleína en el sistema nigroestriado, en el caso de la enfermedad de Parkinson.

Además, las enfermedades cardiovasculares se encuentran entre las principales causas de muerte y discapacidad en el mundo. Por ejemplo, la hipertensión es un importante factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, de enfermedad renal en etapa terminal, diabetes tipo 2 y síndrome metabólico. Asimismo, los cánceres en numerosos tejidos, como leucemia, cáncer de pulmón, de mama y de próstata, son unas de las principales causas de mortalidad del mundo. Además de los cambios en la expresión de genes y mutaciones genéticas, los factores ambientales, fármacos y hábitos dietéticos de los individuos pueden tener un papel importante en el establecimiento de estas condiciones neurológicas.

En la búsqueda de un tratamiento y cura efectivos, el foco de atención se ha desviado recientemente en muchos países (entre ellos EE. UU.) desde la medicina occidental alopática hacia una medicina alternativa y complementaria. De hecho, algunos suplementos dietéticos como plantas, verduras, frutos secos y frutas, han mostrado unos resultados prometedores en la mejora de la salud humana. Entre ellos, la granada es una de las frutas exóticas que se conocen por sus efectos beneficiosos desde tiempos inmemoriales.

previous arrow
next arrow
Slider

La granada (Punica granatum), una de las frutas conocidas más antiguas, pertenece a la familia Lythraceae. Se cree que tiene su origen en Persia y existen diversas variedades. Hoy en día, las granadas se cultivan en muchos países de Oriente Medio, Asia, Europa y otros países occidentales como EE. UU.

Las granadas se han utilizado durante miles de años para tratar una gran variedad de enfermedades en la Antigüedad, y actualmente se emplean en el tratamiento de muchas complicaciones como: embarazo, cardiopatía coronaria, ateroesclerosis, cáncer de próstata e infertilidad masculina.

Los efectos beneficiosos de la granada se han alabado en escritos de numerosas culturas y religiones, ya que eran cultivados en abundancia en todas las civilizaciones de la Antigüedad. Las granadas han sido apreciadas por su color y sabor exquisito y sus beneficios para la salud desde la Edad Antigua.

previous arrow
next arrow
Slider

La parte comestible de esta fruta, los jugosos arilos de color rojo rubí, está repleta de antioxidantes y se considera la parte más saludable de la fruta. Afortunadamente, la descripción centenaria de la granada como una de las frutas más saludables todavía está vigente, debido a la presencia de altos contenidos de antioxidantes, vitaminas B6 y C, minerales y fibra.

La actividad antioxidante de los polifenoles (como elagitaninos, ácido elágico, ácido gálico, granatina A y B, punicacorteína A, B, C y D, punicafolina, punigluconina y punicalagina) es específicamente responsable de los beneficios de la granada.

Así, los efectos protectores de esta fruta pueden observarse en muchas enfermedades neurológicas, cardiovasculares, metabólicas y oncológicas. De hecho, últimamente se están evaluando las propiedades beneficiosas de las granadas (www.clinicaltrial.gov, último acceso 10 Jun 2015) en el tratamiento del cáncer de próstata y colorrectal, envejecimiento, pérdida de memoria y complicaciones cardiovasculares, renales y de embarazo. Resulta interesante que, de los 59 ensayos clínicos que se están llevando a cabo en todo el mundo, 31 se realizan en EE. UU., seguido por únicamente 14 en los países de Oriente Medio; 10 en Israel, 3 en Irán y 1 en Turquía.

Se han realizado numerosos estudios sobre los efectos beneficiosos de la granada en distintas fases de ensayo clínico. En uno de los estudios, la suplementación de la dieta con zumo de granada tuvo como resultado una pérdida reducida de tejido cerebral en las regiones del cerebro (córtex, hipocampo y cuerpo estriado), ya que inhibió la activación de caspasa-3. Además, se demostró que el ácido elágico, componente polifenólico del zumo de granada, aparece en plasma y muestra un efecto neuroprotector en cerebros de neonatos.

Se demostró que la administración continuada (15 meses) de un suplemento de 4% de granada atenúa la patología de tipo EA (enfermedad de Alzheimer) mediante la inhibición del daño oxidativo y la disminución de las cantidades de lipoperóxidos y carbonilos proteicos. Además, se restauraron las enzimas antioxidantes superóxido dismutasa (SOD), catalasa, glutatión peroxidasa (GPx) y glutatión S-transferasa (GST), así como los valores de glutatión (GSH) en ratones con (enfermedad de Alzheimer), como se muestra en la [Figura 1].[2],[3]

Recientemente, Braidy et al. han demostrado a su vez que el extracto de zumo de granada puede disminuir la neurotoxicidad inducida por la 1-metil-4-fenil-1,2,3,6-tetrahidropiridina (MPTP, por sus siglas en inglés) en neuronas primarias humanas, atenuando en gran medida el desequilibrio redox y ralentizando la neurodegeneración relacionada con el envejecimiento.[4]

Aunque no existen métodos que hayan demostrado retrasar la activación o ralentizar la evolución de EA, EP (enfermedad de Parkinson) y ELA (esclerosis lateral amiotrófica), estudios recientes sugieren que las intervenciones dietéticas pueden disminuir el riesgo de neurodegeneración.

En comparación con otras frutas y verduras, las granadas contienen unos valores elevados de sustancias polifenólicas y han demostrado influir en el comportamiento de un modelo de ratón transgénico (APPsw/Tg2576). Los ratones tratados con zumo de granada aprendieron a recorrer un laberinto de agua mucho más rápido y nadaban a mucha mayor velocidad que los ratones control, además tenían una acumulación menor de Aβ42 soluble y menos depósitos de amiloide en el hipocampo.[5]

Después de tratar con un suplemento de extracto de granada (6,25 mL/L) a ratones macho transgénicos para el gen de la proteína precursora del amiloide/presenilina 1 (APP/PS1) durante 3 meses, la memoria de los ratones macho transgénicos que contenían la proteína precursora del amiloide/presenilina 1 (APP/PS1) mejoró significativamente, cuando se evaluó mediante el laberinto de Barnes. Además, el cerebro de los ratones alimentados con granada presentó valores reducidos del factor de necrosis tumoral α (TNF- α) con una actividad de transcripción menor del factor nuclear de las células T activadas (NFAT, por sus siglas en inglés).

Los experimentos de cultivos celulares también demostraron los efectos beneficiosos de la punicalagina y ácido elágico en la disminución de la actividad NFAT en una línea celular. Estos compuestos polifenólicos redujeron la secreción de TNF-α estimulada por Aβ en microglías de roedores, inhibieron la microgliosis y debilitaron la evolución de la EA (enfermedad de Alzheimer).[6]

Figura 1: Esquema que muestra los efectos protectores de la granada frente a enfermedades neurodegenerativas. Las flechas negras ascendentes representan el aumento de citoquinas inflamatorias y la disminución de los valores de adenosina trifosfato (ATP) como respuesta a los daños citotóxicos. Los suplementos de zumo, extracto o corteza de granada, que contienen polifenoles como punicalagina y ácido elágico, inhiben las citoquinas inflamatorias, elevan los valores de ATP y protegen contra la neurodegeneración.

previous arrow
next arrow
Slider

El tejido adiposo de pacientes obesos presenta un mayor contenido de macrófagos inflamatorios que el tejido adiposo de pacientes normopeso y secreta unas moléculas proinflamatorias que promueven la inflamación sistémica originando problemas metabólicos. La proteína chemokine ligand 2 (CCL2), producida por los adipocitos hipertrofiados, puede atraer y activar macrófagos en el tejido adiposo que en su momento secretan TNF-α y otras moléculas proinflamatorias. Se ha demostrado que el extracto de corteza de granada y sus componentes fenólicos, punicalagina y ácido elágico, ejercen un efecto antiinflamatorio en un sistema de co-cultivo in vitro de adipocitos de roedores 3T3-L1 y macrófagos RAW 264.7. La punicalagina y el ácido elágico redujeron la secreción de TNF-α y de macrófagos CCL2 y disminuyeron la expresión de interleuquina 6 (IL6) y su secreción por los adipocitos.[7] Las granadas, aparte de poseer propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, realizan actividades biológicas adicionales como la inhibición de la enzima convertidora de angiotensina (ECA).

El zumo natural de granada (150 mL/día) ingerido tras 12 horas de ayuno mostró unas propiedades hipotensoras, según los valores de presión arterial sistólica (PAS), presión arterial diastólica (PAD) y dilatación mediada por flujo (DMF). Las concentraciones séricas de proteína C reactiva (PCR), molécula de adhesión celular-1 (ICAM-1, por sus siglas en inglés), molécula de adhesión vascular-1 (VCAM-1, por sus siglas en inglés), E-selectina e interleuquina-6 (IL6) también se vieron alteradas.[8] Aunque el consumo de suplementos dietéticos que contienen extracto de granada está aumentando entre pacientes con artritis, la eficacia de estos compuestos en la cura de inflamación y deterioro de las articulaciones se desconoce. Sin embargo, el extracto de granada retrasó la activación y redujo el efecto de la artritis inducida por colágeno (CIA, por sus siglas en inglés) en ratones, mediante la disminución de IL6 en las articulaciones de los ratones alimentados con extracto de granada y previno la destrucción de huesos y cartílagos.[9]

Después de demostrar los efectos beneficiosos en distintas patologías, hay que destacar que las granadas también presentan beneficios frente a algunos tipos de cáncer como el de próstata, colorrectal, de mama y de pulmón. El tratamiento de células cancerígenas con componentes individuales de la granada ha demostrado inhibir el crecimiento celular.

En otro estudio, se confirmó que el zumo de granada inhibe también la comunicación celular mediada por el receptor androgénico; y el extracto de granada suprime los caminos mediados por el factor de crecimiento insulínico (IGF-1, por sus siglas en inglés) en una línea celular CWR22Rv1 de células cancerígenas de próstata con receptor androgénico. [10],[11]

En conclusión, numerosos estudios realizados tanto en animales como en humanos han demostrado que la granada es una de las frutas más poderosas, enriquecida con gran cantidad de antioxidantes, vitaminas y minerales. Asimismo, esta fruta ayuda a prevenir o tratar muchas condiciones fisiopatológicas sin ningún efecto secundario. En general, se considera que los suplementos dietéticos, frutas y frutos secos son inofensivos. No obstante, los resultados de la investigación básica y clínica han demostrado claramente una correlación directa entre los compuestos de granada y su potencial terapéutico en síndromes neurológicos, síndromes cardiovasculares, cánceres y síndromes metabólicos.

previous arrow
next arrow
Slider

REFERENCIAS

1.Loren DJ, Seeram NP, Schulman RN, Holtzman DM. Maternal dietary supplementation with pomegranate juice is neuroprotective in an animal model of neonatal hypoxic-ischemic brain injury. Pediatr Res 2005;57:858-64.
2.Subash S, Essa MM, Al-Asmi A, Al-Adawi S, Vaishnav R, Braidy N, et al. Pomegranate from Oman Alleviates the brain oxidative damage in transgenic mouse model of Alzheimer’s disease. J Tradit Complement Med 2014;4:232-8.
[PUBMED]
3.Essa MM, Subash S, Akbar M, Al-Adawi S, Guillemin GJ. Long-term dietary supplementation of pomegranates, figs and dates alleviate neuroinflammation in a transgenic mouse model of Alzheimer’s disease. PLoS One 2015;10:e0120964.
4.Braidy N, Selvaraju S, Essa MM, Vaishnav R, Al-Adawi S, Al-Asmi A, et al. Neuroprotective effects of a variety of Pomegranate Juice extracts against MPTP-induced cytotoxicity and oxidative stress in human primary neurons. Oxid Med Cell Longev 2013;2013:685909.
5.Hartman RE, Shah A, Fagan AM, Schwetye KE, Parsadanian M, Schulman RN, et al. Pomegranate juice decreases amyloid load and improves behavior in a mouse model of Alzheimer’s disease. Neurobiol Dis 2006;24:506-15.
6.Rojanathammanee L, Puig KL, Combs CK. Pomegranate polyphenols and extract inhibit nuclear factor of activated T-cell activity and microglial activation in vitro and in a transgenic mouse model of Alzheimer disease. J Nutr 2013;143:597-605.
7.Winand J, Schneider YJ. The anti-inflammatory effect of a pomegranate husk extract on inflamed adipocytes and macrophages cultivated independently, but not on the inflammatory vicious cycle between adipocytes and macrophages. Food Funct 2014;5:310-8.
8.Asgary S, Sahebkar A, Afshani MR, Keshvari M, Haghjooyjavanmard S, Rafieian-Kopaei M. Clinical evaluation of blood pressure lowering, endothelial function improving, hypolipidemic and anti-inflammatory effects of pomegranate juice in hypertensive subjects. Phytother Res 2014;28:193-9.
9.Shukla M, Gupta K, Rasheed Z, Khan KA, Haqqi TM. Consumption of hydrolyzable tannins-rich pomegranate extract suppresses inflammation and joint damage in rheumatoid arthritis. Nutrition 2008;24:733-43.
10.Hong MY, Seeram NP, Heber D. Pomegranate polyphenols down-regulate expression of androgen-synthesizing genes in human prostate cancer cells overexpressing the androgen receptor. J Nutr Biochem 2008;19:848-55.
11.Kasimsetty SG, Bialonska D, Reddy MK, Thornton C, Willett KL, Ferreira D. Effects of pomegranate chemical constituents/intestinal microbial metabolites on CYP1B1 in 22Rv1 prostate cancer cells. J Agric Food Chem 2009;57:10636-44.